El Bastion arte, fotografía
spacer
Historia y leyenda de la Yerba Mate
Portal de San Ignacio Miní Noche en el monte misionero ALGO DE HISTORIA DE LA YERBA MATE
La yerba mate (ilex paraguayensi - caá mata en guaraní) es una planta que crece sólo en el extremo nordeste argentino (Provincia de Misiones y Norte de la Provincia de Corrientes), sur de Paraguay y sudoeste de Brasil.
Cuando los primeros monjes jesuitas llegaron a la región, ya era un hábito entre los nativos el consumo de sus hojas en infusión.
Tan energizante resultaba el brebaje que los jesuitas decidieron cultivar este arbusto que, hasta entonces, crecía salvaje.
Pero, por más que se esmeraban en tratar y mejorar sus semillas para las plantaciones, menos podìan hacerlas crecer.
Tanto fue así que se hablaba de "una maldición" que lo impedìa. Hasta que un día (bendita contemplación) descubrieron que las plantas que seguían creciendo salvajemente lo hacían a lo largo de los cercos perimetrales de las reducciones, lugar en el que se posaban cotidianamente los pájaros.
Claro: los pájaros se alimentaban de los frutos de la yerba mate, su sistema digestivo asimilaba su carnosidad y se deshacía del "hueso" bien peladito. Así, libre de su tegumento, las semillas germinaban y se convertían en generosas plantas.
De ahí en adelante, sólo fue desarrollar su cultivo para mejorar el sabor de este producto de la tierra colorada tan tradicional y simbólico de nuestro territorio. Su popularidad y sus virtudes atraparon a los inmigrantes que fueron componiendo la región al punto de dedicarse de lleno a su producción.

LEYENDA
Según el credo y la nacionalidad de quien las narra, diferentes leyendas cuentan que es la luna, Jesucristo, o Santo Tomé quién creó la Yerba Mate, en agradecimiento a la hospitalidad de los hombres buenos, que siempre están representados por una familia de guaraníes. Sea quien fuere el artífice de tan bondadosa planta, todos coinciden en señalarla como una bendición del cielo y un símbolo de amistad. Esta es la versión guaraní más difundida sobre el origen de la Yerba Mate:
La Caá Yarí
Yasí, la luna, miraba con curiosidad las tierras que Tupá, el poderoso díos de los guaraníes, había recubierto con extensos y profundos bosques. Tanta belleza la llenaba de deseos de bajar a recorrerlos, descansar bajo su sombra, sentir el sonido del viento que jugaba con sus hojas. Tan imperiosa se volvió ésta necesidad, que una madrugada llamó a su amiga Araí, la nube rosada del crepúsculo, y la convenció para que bajaran juntas. Y así lo hicieron, bajo la apariencia de jóvenes y hermosas doncellas.
Durante todo un día pasearon por el bosque, y cuando el cansancio las comenzó a invadir, decidieron buscar reposo en una choza que habían visto. Hacia allí se dirigían cuando las sorprendió en el camino un yaguareté. Sin darles tiempo a abandonar su forma humana, el animal se abalanzó sobre ellas pero, antes de alcanzarlas, una flecha disparada desde la espesura del bosque lo hirió en el costado. El animal, enfurecido, se lanzó en busca de su nueva presa, un viejo indio quien disparó una segunda flecha que le atravesó corazón. Terminada la lucha, el indio, al notar la fatiga de las doncellas, les ofreció hospitalidad y así fue como Yasí y Araí fueron conducidas hasta su choza.
El hombre vivía junto a su mujer y su hija, Yarí, una muchacha dotada de una belleza excepcional. Los tres, fieles a los deseos de Tupá, se brindaron generosamente a sus huéspedes atendiéndolas con gran afecto y dándoles todo lo que su humildad les permitía.
Al día siguiente Yasí anunció que había llegado el momento de regresar. Sus amigas, las nubes, habían cubierto la noche, colocándose bien juntas para tapar el cielo y disimular su ausencia, pero ya no podía seguir de vacaciones por la tierra mientras otros trabajaban por ella.
Así las dos aventureras doncellas emprendieron el camino acompañadas del viejo. Este les confió el motivo de su vida aislada: al nacer Yarí, tan llena de virtudes, el temor de que en un futuro alguien o algo pudiera corromperla lo llevó a alejarse de la comunidad en que vivía para mantener intactos los dones con que Tupá había embellecido a su hija.
Cuando Araí y Yasí estuvieron solas, abandonaron su forma humana y subieron a ocupar su lugar en el cielo. Tan agradecidas se sentían por la hospitalidad del viejo indio y sus mujeres que decidieron premiarlos por tanta bondad y se pusieron a pensar en cuál sería el mejor regalo.
Así fue como una noche, mientras los tres aborígenes dormían profundamente, Yasí esparció frente a su choza semillas celestes; desde el cielo iluminó fuertemente donde las había sembrado mientras Araí empapaba la tierra con una dulce y suave lluvia.
Al llegar la mañana, ante la choza habían brotado unos árboles desconocidos hasta entonces, cubiertos de blancas flores y oscuras hojas. Al despertarse con semejante sorpresa, el viejo indio, su mujer y su hija quedaron maravillados, sin encontrar explicación a lo que sus ojos veían. Y entonces apareció Yasí, en forma de la doncella que ellos habían conocido, y les habló así:
- No tengáis ningún temor - les dijo -. Yo soy Yasí, la diosa que habita en la luna, y vengo a premiaros vuestra bondad. Esta nueva planta que veis es la yerba mate, y desde ahora para siempre constituirá para vosotros y para todos los hombres de esta región el símbolo de la amistad. Vuestra hija vivirá eternamente y jamás perderá ni la inocencia ni la bondad de su corazón y ella será la dueña de la yerba.
Luego de éstas palabras, Yasí regresó al cielo, no sin antes enseñarles cómo tostar la yerba, preparar y tomar el mate.
Pasó el tiempo, el matrimonio envejeció hasta que sus almas abandonaron sus cuerpos. Luego, cuando Yarí hubo cumplido sus deberes rituales, también desapareció de la tierra. Pero aún suele vérsela cada tanto por los yerbales: joven, hermosa y rubia, conservando aún la inocencia y el candor de su alma, se pasea entre esas plantas que fueran un regalo de la luna en agradecimiento a la hospitalidad de los hombres; en sus palabras: un símbolo de amistad.
VOLVER BEBIDAS VIRTUDES PROCESO HISTORIA
 
......................................................................................................................................................................................................................................................
El Bastión como Página de Inicio | Agregar a Favoritos | Términos y Condiciones | Contáctenos | Publicidad y Banners
Inicio | Arte misionero | Fotografía | Yerba mate | Turismo | Wallpapers | Postales
© Copyright 2005 - elbastion.com®